Translate

miércoles, 12 de junio de 2013

La Riqueza del Mundo

Por Juan Camilo Ibáñez

“La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe más sed da”
-Arthur Schopenhauer

Si la aspiración del ser humano recae en la riqueza, no bastaría todo el oro del mundo para llenar esta ambición.

¿Qué tiene el brillo del oro que opaca el brillo de una mirada? Las familias se rompen y las amistades se pierden, las personas se compran y se venden. El mundo no basta y la gente se interpone entre la riqueza que tengo y la que me corresponde.

¿Cuánto necesito para vivir? O mejor aún ¿Con cuanto viviré realmente feliz? Necesito islas y aviones, yates y casas, carros y muebles. Aún si todo lo tuviera, tanto que no pudiese recordarlo, tanto que no pudiese disfrutarlo, tanto que no pudiese terminarlo, no me bastaría.


He visto hombres que teniéndolo todo no tienen nada y otros que sin tener nada lo tienen todo. 
Pues la verdadera riqueza no está en las cosas que tenemos ni en las que deseamos, la verdadera riqueza es aquella que acumulamos en nuestros corazones y que no nos faltará a donde vayamos. Crece conforme nos contentamos con lo que tenemos y aumenta, aún más, cuando la compartimos. Pues esta riqueza no es temporal ni limitada, no se corrompe con el tiempo ni la perdemos cuando morimos. Esta riqueza es el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada