Translate

viernes, 30 de agosto de 2013

¡No más!

Por Juan Camilo Ibáñez

Algunas veces en la vida nos encontramos con ese tipo de personas que son absolutamente amables, nobles dulces, que todos conocen pero, sobre todo, del que todos se aprovechan. Esas personas buenas que nunca se enojan y que están dispuestos a hacer cualquier favor sin importar cuanto cueste ni cuantas veces en la vida toque hacerlo.

El problema de esto no está en la actitud de estas personas, ¡vaya acto noble el que realizan! El problema real está en la actitud de los que se aprovechan de ellos, el famoso bullying o simplemente el aprovecharse de otra persona en beneficio propio. ¿Cuántos personajes en la historia de la humanidad no han hecho esto mismo a gran escala trayendo trágicas consecuencias sobre su nación y sobre sus compatriotas?

Sin embargo, en estas situaciones, existen tres tipos de persona, ya hemos mencionado a dos de ellos, llamémoslos el noble y el aprovechado. El tercer tipo no podemos nombrarlo inmediatamente pues su nombre dependerá de su actitud.

Por un lado está  ese tipo de persona que permanece ajena e indiferente ante la injusticia que está sucediendo o que ríe y celebra lo que ocurre a su alrededor. A esta tercera persona podemos llamarla cómplice, nuestra sociedad está inundada de ellos, silenciosos por temor, por vergüenza o por gozo.

Por otro lado se encuentran esas personas verdaderamente admirables, que se sobreponen al temor y la vergüenza , que se deciden a no gozar con la injusticia y dejan su comodidad a un lado para romper el silencio, romperlo en defensa del débil, del solitario, del marginado, del necesitado. Romper el silencio en nombre de la Verdad, sin importar las consecuencias, sin importar el rechazo que pueda venir o el castigo que por sus acciones obtengan, así sea la muerte.

La pregunta ahora es ¿Quién quieres ser tú?

“No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”

-Martin Luther King 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada